De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

miércoles, 19 de julio de 2017

Top of the Lake. Las profundidades cenagosas de Laketop


https://www.filmaffinity.com/es/film612582.htmlNo se si os acordáis, pero hace ya más de 20 años se hizo muy famosa una película llamada El Piano. Era una película poco habitual por varias razones: por su argumento, por su nacionalidad (no era muy normal que nos llegaran películas de Nueva Zelanda), porque la había dirigido una mujer (Jane Campion),... Pero el caso es que tuvo bastante éxito, estuvo nominada a bastantes Oscars y de hecho ganó 3, y no de los “menores” o técnicos: mejor guión, mejor actriz (Holly Hunter) y mejor actriz secundaria (la niña Anna Paquin, por entonces completamente desconocida: fue la película que sirvió como comienzo de su carrera).
Si os digo la verdad, a mi personalmente lo que más me gustó de la película fue la banda sonara de Michael Nyman, que además valió para popularizar su música y dar a conocer a sectores más amplios la música New Age de estilo minimalista (no es que Nyman fuera un desconocido, ni que no hubiese compuesto más bandas sonoras, pero esta era mucho más “asequible” para el gran público.


Bueno, pues Top of the Lake es una serie de la misma creadora (Campion), pero hecha 20 años después (la serie, o mejor dicho miniserie data de 2013).

Es una serie neozelandesa, ambientada en un pueblo rural de la isla sur de Nueva Zelanda, y de hecho parece que Campion quería contar con parte del mismo equipo: Paquin iba a ser la protagonista, pero tuvieron que sustituirla por estar embarazada, y la que si repite, esta vez como secundaria es Hunter.

En principio parece una serie policiaca, un thriller. Se desarrolla en la pequeña ciudad ficticia de Laketop, en las montañas de Nueva Zelanda, alrededor –como su nombre indica- de un omnipresente lago rodeado de parajes naturales impresionantes.

Una niña del pueblo, Tui Mitcham, de 12 años trata, al menos aparentemente, de ahogarse metiéndose en las heladas aguas del lago, y cuando es “rescatada”, en el colegio descubren que está ocultando un posible embarazo.

Como es menor, el jefe de la policía Al, pide la colaboración de la detective Robin Griffith, una antigua habitante del pueblo es experta en casos con niños, y que –pese ha haberse ido a Australia y haberse convertido allí en policía-, ahora ha regresado para estar con su madre, enferma de cáncer, y con el novio maorí de ésta.
El personaje de Robin es interpretado por Elizabeth Moss, más conocida por ser la secretaria Peggy en la aclamadísima Mad Men, pero que ahora está bastante en boca de todos por ser la protagonista de la genial y distópica “El cuento de lacriada”.

Robin deben hacer un trabajo en un ambiente tradicionalmente masculino, con un jefe que aparenta ser buena gente pero más bien chapado a la antigua, con unos compañeros en la policía digamos que “poco sensibilizados” con que sea una mujer la que pongan al frente del caso, y en un pueblo en el que, al menos tal como se los retrata, lo único que hay son garrulos.

Se entrevista con la niña, que efectivamente se confirma que lleva 5 meses ocultando su embarazo a todo el mundo, pero no obtiene demasiados resultados: solo un lacónico “No one” (nadie) escrito en un trocito de papel cuando le pregunta ¿quién lo hizo? ¿quién la dejó embarazada?

Robin sospecha que no ha sido un embarazo no deseado entre adolescentes, sino un caso de abuso infantil, y cuando la niña regresa a su casa sólo para desaparecer pocas horas después, lo que empezó siendo un probable caso de violación, acaba convirtiéndose en una desaparición, quizás voluntaria, quizás no, porque como Robin dice “...estaba embarazada. Quien lo haya hecho querrá ocultarlo, quizás incluso eliminarla.”

La verdad es que la serie, a lo que más me recuerda, o con la que más paralelismos tiene es con la danesa Forbrydelsen (o su remake americano The Killing): una victima adolescente, una mujer al frente de la investigación, un personaje femenino protagonista fuerte, independiente y resuelta, a la vez que complicada por su revuelta vida profesional y por su pasado,...

Lo que ocurre es que Top of the Lake es bastante más lenta y pausada que The Killing, y bajo el disfraz de thriller policial creo que quiere contar otras cosas y tratar otros temas.

A medida que la historia se va desarrollando empezamos a vislumbrar las profundidades (más bien cenagosas) de la pequeña ciudad de Laketop. Inicialmente lo fácil es culpar al pedófilo local, un extranjero (austriaco) que vive aislado, en plan ermitaño, en una cabaña en el bosque y que cumplió condena por abusos a un niño hace algunos años... pero claro, eso es lo fácil. Hay más bajo la superficie.


 Tui Mitcham es la hija pequeña del cacique local, Matt Mitchan, (gran personaje), el brutal “amo del pueblo” que parece que tiene a todo el pueblo en su bolsillo, que los domina a todos junto con sus tres hijos (y medio-hermanos de Tui): Mark, Luke y el menor John (al que todos llaman Johnno).

Curioso el paralelismo (intencionado) con los nombres bíblicos de los evangelistas (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) y que supongo encierra un aguijonazo de Jane Campion a la sociedad patriarcal. El caso es que para Robin, ellos son los principales sospechosos desde el principio...

Pero la cosa se complica cuando, con el correr de los capítulos, vamos descubriendo que la propia Robin tiene un pasado “tormentoso” en el pueblo, y que Johnno fue una vez su noviete del instituto.

Después pasó 10 años en una cárcel tailandesa por drogas, y ahora que es el “más alejado” de su padre (a diferencia de sus otros dos hermanos), él y Robin acaban retomando de alguna manera la relación que tuvieron de adolescentes.

A medida que Robin va investigando vamos conociendo a los amigos “raritos” de Tui, en particular uno de ellos, que vive en un cuarto rodeado de huesos de animales, que no habla con (casi) nadie, y que tiene escrito “Sí” y “No” en las palmas de las manos para poder contestar a las preguntas de los adultos sin tener que abrir la boca.

También vamos sabiendo como, tanto Tui, como sus silenciosos amigos, formaban parte de un proyecto para dar una oportunidad a un grupo de chicos “problemáticos” o “desfavorecidos” del pueblo: una cafetería donde podían hacer un curso y trabajar un tiempo, patrocinada por el propio jefe de policía al y por algunos negocios/empresarios locales.

Incluso April, una chicha que se suicidó “misteriosamente” tiempo atrás.

Decía que aparentemente es un thriller policiaco, pero creo que Campion quiere contar otra casa aprovechando esa envoltura. En realidad es una serie sobre el machismo, las violaciones, el papel de las mujeres más o menos díscolas que tratan de apartarse de los cánones que marca la sociedad patriarcal,...


Un ejemplo de esto último es el personaje de GJ y toda la subtrama de la colonia de mujeres: un grupo de mujeres “con problemas” (maltratadas, abusadas,... tampoco lo aclaran mucho) se mudan a una parcela a las orillas del lago con el irónico nombre de Paradise, y montan un campamento de containers, fundando una especie de colonia/refugio para mujeres, capitaneadas por la mística e iluminada “GJ”, el personaje de Holly Hunter, que no se sabe muy bien lo que hace, aparte de sentarse y dar consejo, cual Gandalf. (con el que guarda cierto parecido por el pelo largo liso y gris).

En realidad la serie creo que hará las delicias de las feministas (ahora que lo pienso, creo que entre esta papel, y el de la criada Defred en El cuento de la criada, Elizabeth Moss se está conviertiendo en algo así como una “heroína feminista”).

Yo particularmente creo que toda esta subtrama del campamento/refugio es el punto más flojo de la serie, es la que menos aporta (aunque es verdad que por el campamento de containers acaban pasando todos los personajes femeninos de las serie que tienen problemas: Robin, su madre, Tui,...) y es el personaje más desaprovechado (el de Holly Hunter), pero bueno...

Si nos ponemos a buscarle fallos, estoy seguro que Top of  the Lake los tiene, y no pocos. Por ejemplo, a pesar de su potente arranque (Tui ya desparece en el primer episodio) y de su ajustada duración (la mini-serie no dura más de siete horas), la verdad es que avanza de forma bastante pausada, con una lentitud que a veces es exasperante. Para al final resolver la trama realmente en la última mitad del último episodio, con un giro de guión que tiene la intención de ser sorprendente, pero del que –si te fijas bien- ya te habían dado alguna pista durante los episodios anteriores.

Si la comparamos con Forbrydelsen, creo que sale perjudicada, y que no alcanza el nivel de la serie danesa. Pero eso no quiere decir que sea una serie desdeñable. No. Es interesante, y creo que merece darle una oportunidad. Después de terminarla me he enterado que tiene una segunda temporada recién estrenada en este 2017 (otro caso investigado por Robin) en el que al parecer está Nicole Kidman. No la he visto aún, así que no tengo opinión, pero la primera temporada me ha provocado la suficiente curiosidad como para querer verla.





No hay comentarios :

Publicar un comentario

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.