De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

martes, 18 de marzo de 2014

True Detective. La mejor serie de 2014


http://www.filmaffinity.com/es/film930727.html    True Detective es una serie de la todopoderosa HBO que a priori va sobre seguro y arriesgando poco: una historia sobre una pareja de detectives. Pero precisamente este ir sobre seguro es un gran riesgo: lo de la pareja de detectives ya está muy visto, y si persiguen a un asesino psicópata más, y si es un asesino en serie más todavía. Esto de los asesinos en serie psicópatas se ha hecho muchas veces, algunas con éxito y otras sin él (como la aburrida Hannibal).

    ¡Ah!, ¡Pero esta distinta! porque el ambiente es sórdido, oscuro, sombrío, y los detectives no se llevan bien entre ellos, son de carácter muy distinto y además son almas atormentadas y con vidas personales problemáticas! Pues tampoco vale. Esto se ha hecho también, recientemente, y con bastante éxito, como por ejemplo las magníficas Bron|Broen o Forbrydelsen. De hecho lo hicieron tan bien y con tanto éxito que los americanos las volvieron a rehacer (The Bridge, The Killing) y también con calidad y éxito.


      Pero a la HBO se le adelantaron y el remake lo hizo otra cadena. Así 1ue por lo que se ve decidió apostar a lo grande: hacer una serie original sobre un tema bastante trillado, eso si, con dos estrellas como protagonistas, nada de desconocidos.

    Y les ha salido bien, porque, de momento al menos, es la mejor serie de lo que llevamos de 2014.

    La innovación en este caso consiste en el formato, que es un poco distinto. Sí, el ambiente es oscuro, de cine negro. Sí, hay una pareja de detectives de personalidad atormentada -y que no se llevan demasiado bien- persiguiendo a un psicópata que asesina, y sí, la investigación del caso dura no un episodio, sino toda la temporada.

     Y cada nueva temporada será un nuevo caso. Pero la originalidad está en que al parecer cana nueva temporada no sólo tendrá un nuevo caso, sino una nueva pareja de detectives para investigarlo, interpretada por otros dos actores famosos.

      En esta primera temporada los elegidos para investigar el caso han sido Matthew McConaughey y Woody Harrelson, dos detectives de la policía del estado de Lousiana.

    Harrelson interpreta a Martin, un hombre sencillo, conservador, religioso (a su manera), hogareño (tiene una hermosa mujer y dos hijas) y perfectamente adaptado al ambiente (ha nacido en Louisiana).

    Por el contrario McConaughey interpreta a al detective Rust Cohle, un tipo austero y serio al que todos llaman “el recaudador” porque, en lugar de llevar una pequeña libretita para las notas, siempre va cargando un cuaderno de tapas negras que se parece a un libro de contabilidad.

   Cohle es forastero (recién destinado a Louisina) descreído, ateo, pesimista y -por las parrafadas metafísicas que le suelta a su compañero cuando este intenta intimar con él hasta que le dice que mejor no diga esas cosas en voz alta- un completo nihilista.

     Es capaz de soltar sin despeinarse frases memorables como:
"Creo que la conciencia humana es un trágico paso en falso en la evolución."

      Estuvo infiltrado mucho tiempo y tiene algunos oscuros secretos sobre su pasado personal y profesional. Vive sólo, en un apartamento casi sin amueblar, duerme poco y se dedica compulsivamente al trabajo. "Yo no duermo, solo sueño", llega a decir en una ocasión. No hace buenas migas con nadie, ni con su compañero, pero Martin le reconoce que, profesionalmente, es un gran detective.

     La estructura narrativa de la serie también es un acierto: serie está contada en dos tiempos distintos, mezclado escenas de ambos.

    En el presente (2012) un par de detectives negros que están investigando un caso de homicidio, entrevistan por separado a Martin y a Cohle, que hace años que no se ven: perdieron el contacto y no está muy claro si acabaron en buenos términos.

    Martin tiene menos pelo y más barriga, pero esencialmente sigue siendo el mismo tipo de antes, aunque ahora trabaja como detective privado.

    En cambio Cohle se ha dejado crecer el bigote y el pelo, también abandonó el cuerpo, y no para de fumar y de beber cerveza. Los nuevos detectives preguntan a cada uno de ellos por el otro, y por el primer caso que ambos investigaron juntos, 17 años atrás, en 1995.

     Y, entrelazadas con las escenas de las entrevistas está la acción principal, la que ocurrió hace 17 años y que ocupa la mayor parte del tiempo.

   En 1995 ambos detectives comienzan a investigar el asesinato de una mujer que tiene ciertos tintes rituales (la mujer aparece maniatada, con unas astas de ciervo atadas a la cabeza, un tatuaje en la espalda y rodeada de extrañas “esculturas” o amuletos hechos con ramitas de arbustos. Eso les sugiere que quizás haya elementos religiosos o de santería o satanismo implicados en el asunto.

      Pero Cohle, testarudo, piensa que probablemente esta no sea la primera vez que el asesino ha matado así, con toda esa parafernalia, así que empiezan a investigar otros casos de mujeres desaparecidas que guarden similitud con el caso que les ocupa. Y empiezan a tirar del hilo y a atar cabos.

    La ambientación de la serie está logradísima : el sur profundo de los estados unidos, donde se alternan predicadores religiosos itinerantes que montan su iglesia bajo una carpa en cualquier sitio, con clubes de striptease oscuros y llenos de humo.

    Para el descreído Cohle una muestra perfecta del carácter y la idiosincrasia tan contradictoria de los lugareños.

    Hasta las cabecera de la serie es buena; las imágenes que acompañan a la sintonía, y la propia sintonía, una canción titulada Lejos de cualquier carretera de un grupo de folk alternativo llamado The Handsome Family, con una letra que parece escrita expresamente para la serie (aunque no es así):

"Cuando la postrera luz acaricie las rocas
y las serpientes de cascabel se muestren
vendrán los gatos monteses
para llevarse tus huesos.
Y te alzazarás conmigo para siempre
a través de la silenciosa arena
y las estrellas serán tus ojos
y el viento serán mis manos"
      Además, a medida que la investigación avanza, y conocemos más detalles sobre el caso, también vamos conociendo más sobre el carácter de los dos protagonistas, y vemos como el tono sombrío que va tomando la investigación cuadra perfectamente con el carácter de Cohle.

   Como él mismo les cuenta en el presente a los detectives acerca de sus impresiones y recuerdos sobre aquella investigación y sobre el asesino al que atraparon:

“...y entender que toda tu vida, todo tu amor, toda tu memoria, todo tu dolor... todo era lo mismo. Todo era el mismo sueño. Un sueño que tenías en una habitación cerrada. Un sueño sobre convertirte en una persona
Y como en muchos sueños, un monstruo aparece al final.”


      También hay algunas referencias literarias curiosas: se habla de El Rey Amarillo, que es el título de un libro de finales del XIX de historias de horror sobrenatural de Robert Chambers, una de las cuales (la que le da título) habla sobre una obra de teatro capaz de volver loco a cualquiera que la vea o la lea.

     Y se habla de Carcosa, una ciudad ficticia que parece en un cuento de Ambrose Bierce (y que a su vez se citaba en El Rey Amarillo).

   Curiosamente ambos libros influenciaran a Lovecraft, y de hecho yo leí “Un habitante de Carcosa” porque estaba incluido (como precedente literario) en una antología de cuentos de diversos autores sobre los mitos de Chtulhu… pero esa es otra historia, ¡que me voy por las ramas!

     La realización también es magnifica: merece la pena destacar un memorable plano secuencia justo en el ecuador de la misma: al final del capítulo 4 de los 8 de los que consta. Seis intensos minutos, sin corte alguno mezclando exteriores e interiores, de perfección técnica:



    Pero si buena es la ambientación (donde se mezclan parques de autocaravanas, verdaderos poblados en el interior del bosque, suburbios pobres, callejones sucios, el bayou (el pantano costero), bares de carretera y paradas de camioneros donde las prostitutas buscan a su clientela…), seguramente lo mejor de la serie es McConaughey y la interpretación que hace.

     El tipo está genial interpretando a Cohle, tanto de joven taciturno y pesimista, como de viejo fumador y bebedor compulsivo, igual de pesimista, pero desmejorado: 
“El mundo necesita hombres malos. Mantenemos a los otros hombres malos a raya”
       Porque además nada es como parece: ya sabemos que Cohle tienen algunos secretos oscuros en su pasado que lo atormentan y le hacen ser como es. Otra memorable frase de las que suelta:

"Claro que soy peligroso, soy policía.
Podría hacer cosas terribles a la gente con total impunidad."

      Pero Martin tampoco es el hombre hogareño y de familia perfecta que al principio aparenta… también tiene algún secretillo que vamos averiguando a medida que pasan los episodios.

      Y de hecho, poco a poco te das cuenta de que nada es tampoco lo que parece en el presente, con los dos detectives negros, y que quizás no estén buscando consejo de los veteranos para resolver un presente que guarda relación con caso de 17 años atrás.

    Hasta llegar al punto de inflexión, al final de quinto episodio, y a empezar a poner las cartas sobre la mesa en los tres últimos.

     En definitiva, una magnífica serie a la que merece la pena dedicarle 8 horas de tu tiempo.

     Y además termina, se cierra. ¿De forma imperfecta?, ¡vale! ¿de forma polémica? ¡vale! Pero es de agradecer que no lo dejen abierto para seguir estirando la historia aún a costa de bajar la calidad, como por desgracia ocurre tan a menudo.

      Ha dejado el listón muy alto, así que no se si la segunda temporada estará a la altura. Par empezar el hecho de cambiar de pareja protagonista (si no se arrepienten) le va a quitar una de sus grandes bazas: Matthew McConaughey/Rust Cohle. Espero que elijan bien a la nueva pareja, ha habido muchas especulaciones sobre quienes podrían ser (si incluirían a una detective o incluso a dos mujeres), pero últimamente toma cuerpo el rumor de que uno de los protagonistas podría ser Brad Pitt…. Veremos.




7 comentarios :

  1. OK, veo que voy por buen camino. Justo llego al cap 4 donde dices que está el plano secuencia ese de la leche. Muy de agradecer que no se estire para sacar más pasta. A pesar de lo hartita que ando de las series de psicópatas, esta la estoy "aguantando" bien, debe ser que es muy buena :)

    ResponderEliminar
  2. Una maravillosa serie, de principio a fin, con una factura técnica impresionante, y dos actores tremendos, sobre todo Matthew McConaughey, que se sale.
    A mi el final me ha parecido muy correcto, bien realizado y en consonancia con todo lo anterior, ni malo ni decepcionante.
    Si hay segunda temporada, esperemos que mantenga el nivel, pero lo dudo porque parece ser que el director tampoco continuará, y creo que él junto a los dos protagonistas son la base de todo lo bueno de esta primera temporada.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Me alegro de que os guste y de que la hayaís disfrutado tanto como yo la disfruté ;-)

    ResponderEliminar
  4. El final es super realista. Para nada decepcionante, es que la vida es así de jodida. Los malos se quedan sin castigo si son poderosos y ya está.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que las críticas de los que critican el final no van por ahí sino más bien porque un personaje descreído nihilista y ateo tenga una experiencia místico-religiosa

      Eliminar
  5. Es genial,pero joder,a veces se hace difícil de continuar(En el sentido de "Me aburoooooooooooooo")Pero las tensiones entre los dos se hacen muy entretenidas."No quiero que cortes mi césped" si no te reíste con esa frase,no eres humano.

    ResponderEliminar
  6. ¡Totalmente de acuerdo con el título! Disfruto mucho esta serie, True Detective es de las mejores series de detectives y como dicen es la “joya de HBO”.

    ResponderEliminar

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.