De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

jueves, 9 de enero de 2014

Utopia. ¿Quién es el Señor Conejo?


http://www.filmaffinity.com/es/film168124.html     No es ningún secreto que la mayoría de las series de TV modernas de calidad sean norteamericanas, bien de la HBO, bien de alguno de sus serios rivales como AMC o Showtime. Sin embargo hay algunas excepciones, como por ejemplo las series escandinavas del género negro/thriller/policíaco, que curiosamente tiene también remakes americanos muy buenos (Forbrydelsen y The Killing, Bron/Broen y The Bridge,...).

    Una de estas notables excepciones son las series británicas, en las que destacan sobre todos las miniseries: historias cerradas, no demasiado largas, que se desarrollan en pocos episodios: Sherlock, In The Flesh, Black Mirror, Dead Set,...

     Utopía es una de estas miniseries británicas. Un thriller conspiranoico, oscuro, negro, violento, friki, y muy absorbente. No es una serie perfecta, pero es muy interesanta, curiosa... y engancha.



     Existe un cómic de culto, titulado “Los Experimentos Utopia”, dibujado hace años por un paciente con esquizofrenia paranoide ingresado en un psiquiátrico, que anteriormente fue un importante científico. El científico loco, antes de suicidarse, contó en el cómic la historia de un científico que pactaba con el diablo (y que se le aparecía con forma de conejo gigante) a cambio de conocimiento, pero al perecer lo que contaba realmente era su propia historia y los experimentos secretos de algún tipo de conspiración a nivel mundial. O eso es lo que creen los fans del cómic.

      Pero también existe una segunda parte de este cómic, no editado, todavía un manuscrito único en cuyas páginas se esconde un terrible secreto, y en el que el autor desvelaba la identidad real de uno de sus misteriosos personajes: el señor Conejo. La serie sigue las peripecias de un grupo de frikis, fans del Utopía original que se conocen a través de Internet, cuando se enteran de la existencia del manuscrito de la segunda parte.


       Así tenemos a Ian, un anodino informático aficionado a los cómics que trabaja para una multinacional y que aún vive con su madre. A Becky una universitaria estudiante de medicina que padece una enfermedad degenerativa incurable y hereditaria  y que quiere hacer una tesis doctoral sobre Utopía y las teorías de la conspiración. A Wilson, un friki de internet obsesionado con la supervivencia, la privacidad y las teorías de la conspiración (la enfermedad de las vacas locas fue provocada, el tsunami del sudeste asiático fue el resultado de la prueba de un arma norteamericana,...) que pasa su tiempo hackeando servidores y bases de datos para tratar de borrar todo rastro suyo en la red. Y a Grant, un niño de once años un poco problemático, hijo de madre soltera y proveniente de un hogar pobre.

      Hay un par de matones siniestros, con pinta de ser un poco retrasados, y con una misteriosa bolsa de plástico amarilla en la que guardan su “instrumental”, que van siguiendo la pista de esa segunda parte del comic y de todos los que lo buscan o han tenido relación con él... Y que intentan averiguar el paradero de una tal Jessica Hyde.
.
      Y también hay un alto funcionario del Ministerio de Sanidad Británico, mano derecha del ministro, que está siendo extorsionado y chantajeado: casado con una mujer que se está sometiendo a tratamientos de fertilidad para tratar de tener un hijo, se ve con un prostituta rusa a la que, irónicamente, ha dejado embaraza.

      Los chantajistas son una compañía farmacéutica que lo presiona para que el Ministro firme un contrato de compra millonario de una vacuna contra un supuesto brote potencialmente letal de la gripe (conocido como gripe rusa), aunque el ministro no lo considera más que un bluff.

     Esta es una serie un poco salvaje, alucinada y alucinante por momentos, con un estilo rompedor y fresco que recuerda a veces a Black Mirror, pero que es más cruda. Tiene un dominio notable del ritmo y de la velocidad a la hora de darle información al espectador: cuando crees que ya sabes de lo que va, te enteras de que sólo tienes conocimiento de una porción de la trama: luego hay más. Es bastante  violenta, más de lo que parece a primera vista, pero con una violencia seca, no efectista, poco "tarantiniana".

   Destacan, y mucho, la música (las sintonía es “caricaturesca”, -no se me ocurre otra palabra para describirla- como si se tratara de traducir a música un cartoon) y sobre todo el aspecto visual, muy cuidado y estudiado, con planos panorámicos y encuadres poco convencionales y con los colores muy saturados, tanto en exteriores como en interiores, con una gama cromática muy viva: rojos muy rojos, verdes muy verdes, azules muy azules... No en vano la serie gira sobre un cómic, una novela gráfica, porque el tono es como si tratara de llevar a imágenes de TV dibujos de cómic en cuatricromía.


       La elección de los actores también me parece muy buena, con esos frikis que tiene el punto el punto justo de frikismo y el punto justo de normalidad para hacerlos verosímiles.

     O los personajes de Arby (con un aspecto que es una mezcla de maniaco asesino y de retrasado) y de Jessica Hyde, con ese físico tan peculiar.

    O esos malos, retratados con pinta de siniestros, de corporativos, en una habitación tétrica, con las paredes recubiertas de madera oscura de nogal.

     Mención especial merecen los niños actores. Normalmente en las series o películas son lo que más flojean, no te los acabas de creer. Aquí no es así, están más que correctos.

      En fin, si no la habéis visto, os recomiendo que invirtáis seis horas de vuestra vida en ella, porque merece la pena.

2 comentarios :

  1. Es un 7 para mí también. La apuesta más arriesgada y original del año en lo que yo he visto de series. También es verdad que la veo demasiado friki para la gente corriente. Eres el único del grupillo que me hace caso, los demás son unas almas de cántaro eh? :P

    Me encanta una cosa, que la serie parece una cosa y acaba yendo de algo totalmente distinto. Sorprendente es poco para lo que va ocurriendo. Y que final. Se agradecen estas idas de olla. Y lo que dices, estéticamente con esa hipersaturación de color, te deja KO.

    ResponderEliminar
  2. ¿Creen que utilizan datos reales? Como ,por ejemplo,la escena del capitulo cuatro donde intentan descifrar los dibujos de Grant

    ResponderEliminar

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.