De que va todo esto

¿De qué va todo esto? Este blog no pretende ser más que un conjunto inconstante (espero que no incoherente) de opiniones surtidas. Pero recuerda:
"Las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta."

miércoles, 24 de octubre de 2012

The Killing. Cuando la copia supera al original


     Si has visto Forbrydelsen resulta difícil hablar de The Killing sin hacer comparaciones y sin desmerecer a la segunda (voy a intentar no hacer lo segundo al menos). Esto es así entre otras cosas porque si has visto primero el original y luego el remake ya te has “estropeado” (en el más puro sentido del inglés spoiled) la historia tu mismo  y ya tienes un listón mental puesto y una referencia con la que siempre vas a estar comparándola.

      Yo disfruté mucho el original danés, y también he disfrutado del remake americano. Si sólo has hecho lo segundo, aquí tienes algo por si te animas a hacer lo primero, aunque en tu caso, inevitablemente será al revés y puede que minusvalores la que veas en segundo lugar.

Vamos al lío:


Rosie Larsen
      Rosie Larsen es una joven de 17 años, buena estudiante, buena amiga y buena hija de una familia trabajadora, aunque no sea precisamente acomodada (su padre Stan Larsen tiene una pequeña empresa de mudanzas)

      Tras una fiesta con sus amigos en el instituto desaparece mientras su familia está de camping  y unos días después es encontrada maniatada (y ahogada) en el maletero de un coche hundido en un lago.

Sarah Linden  y Stephen Holder: marchándose y llegando
      El hallazgo tiene lugar el último día de servicio de la inspectora Sarah Linden, que va a dejar la ciudad con su hijo (es madre soltara) para mudarse y casarse con su novio, y el primer día de trabajo del que va a ser su sustituto, Stephen Holder. Así que los dos comienzan conjuntamente a investigar el caso.

       Poco a poco, y lejos de aclararse, las cosas se complican cuando empiezan a descubrir la cantidad de ramificaciones que tiene la investigación, y que no siempre las cosas son como parecen.

La investigación en el instituto
       Por un lado, en el instituto empiezan a investigar a un antiguo novio de Rosie, hijo de un empresario millonario local. Ya no están juntos, Rosie lo dejó, y por otra parte parece que Rosie también guardaba algunos secretillos bajo su apariencia de alumna modélica.

       También en el instituto conocemos al que era su profesor favorito, el señor Ahmed, un hombre casado, perfectamente integrado en la comunidad, pero musulmán (en un ambiente de desconfianza ante el integrismo islámico ¿tendrá algo que ver Ahmed con  los islamistas?) y que parecía dedicar una gran atención a la jovencita Rosie, que también era su alumna favorita.

       Por otro lado, el coche en el que apareció Rosie pertenece a la flota de los que usan los miembros de la campaña política del concejal Darren Richmod, que se presenta para disputarle el cargo al alcalde actual.

Los candidatos a alcalde en campaña electoral
     El concejal es un tipo bien parecido, viudo, íntegro en un mundo de corrupciones políticas y que cae bien a todo el mundo, pero que parece que guarda algunos secretos personales incluso a sus colaboradores más cercanos. ¿Será tan íntegro como aparenta? ¿Tendrá algo que ver el político algo con la muerte de Rosie? ¿O quizás alguien de su campaña? Independientemente de que sea o no cierto, es una arma política que sus rivales (el alcalde actual) pueden utilizar contra él para desprestigiarlo estando sólo a tres semanas de las elecciones, y Richmond lo sabe.

      Y así sucesivamente se van abriendo líneas de investigación que más que desenredar el ovillo lo van enmarañando y haciendo de la trama un thriller muy interesante, en el que nunca estás seguro de si algo es lo que parece al primer vistazo.

      Es curioso que, como ya ha ocurrido antes en películas y series de TV, la protagonista nunca sale: a Rosie la vamos conociendo por los personajes que la conocían y se relacionaban con ella, y este es en realidad el pretexto para que lleguemos a atisbar la complejidad de los personajes que había a su alrededor.

      Porque los personajes de esta serie son complejos, no son ni buenos ni malos, sino llenos de matices. Están lejos de ser perfectos: Linden es una adicta al trabajo que puede llegar a obsesionarse con la investigación hasta límites que rayan enfermedad, con un hijo al que no siempre dedica todo el tiempo que debería. Abandonada por su madre siendo niña, pasó por varios hogares adoptivos, y lo más parecido a una madre que tiene es su amiga, la asistente social que llevó su caso. Su compañero Holder tampoco es un policía al uso, parece haber tenido problemas en el pasado y al principio Sarah  lo ve con más desconfianza que otra cosa.
Mitch y Stan, los padres de la víctima
      Algunos de los personajes mejor retratados son la familia de Rosie, sobre todo la evolución que sufren: su afligido padre Stan es un hombre grande, bonachón y familiar, como un oso, pero bajo esa superficie, se intuye que quizás el oso que lleva dentro sea una fiera más salvaje de lo que su aspecto da a entender. Su mujer Mitch, la madre de Rosie, parece que fue quien encaminó a Stan, quién domesticó al oso y lo hizo un hombre familiar, pero es muy interesante la evolución moral de su personaje a raíz de la pérdida de su hija. Y también está la hermana menor de Mitch, Terry, la tía güay de Rosie, joven, soltera, pero que siempre está en la casa familiar, en teoría ayudando a su hermana con los niños (Rosie tenía dos hermanos pequeños).

       Si hay que buscarle un precedente a la serie, más allá del obvio, pues es un remake de una serie danesa, este quizás sea Twin Peaks. Como en aquel caso la acción se desarrolla en el un lugar lluvioso y grisáceo: el noroeste de los Estados Unidos, también el punto de partida es el mismo: el asesinato de una joven estudiante de instituto, al igual que el desarrollo de la serie: ¿Quién mató a... Laura Palmer / Rosie Larsen? Y también como en aquel caso hay mucho más de lo que parecía al principio en la superficie, a medida que la investigación bucea en los personajes, se van encontrando aspectos no tan claros, víctima incluida.
       Pero ahí acaban los parecidos, porque mientras que en la serie de Lynch se situaba en un pueblecito pequeño y rural, aquí se desarrolla en una ciudad y en ambientes urbanos, y lo que allí se mezclaba con esoterismo y elementos paranormales, aquí es un thriller policiaco puro. Y de los buenos.

       La ambientación es una de las bazas de la serie. El ambiente es gris, deprimente,… Cuando no se desarrolla en interiores siempre lo hace en escenarios sombríos, húmedos, nublados, en los que o ha llovido o está lloviendo. Y en muchas ocasiones se desarrolla de noche. La verdad es que esto está justificado por el momento (octubre, es decir, otoño) y el lugar (Seattle, una de las ciudades más lluviosas del mundo) donde se ambienta la serie, pero el caso es que también ayuda a crear un ambiente oscuro, tristón, y un tanto opresivo.

       Cada capítulo abarca 24 horas de la investigación, y suele estar a caballo entre dos días consecutivos del “tiempo interno de la serie”. No hay flasbacks (salvo en el último episodio) y la historia se cuenta lineal y consecutivamente, a razón de un día por cada episodio aproximadamente. En esto han seguido el modelo del original Forbrydelsen, como también en el hecho de acabar los capítulos en un climax, un cliffhanger en el que se desvela algo decisivo al espectador, que tendrá que esperar hasta el siguiente capítulo. Esto funciona muy bien en los primeros episodios, en los que se centran en un sospechoso concreto, para, justo al final, ponerte delante de las narices otro que parece realmente mucho más sospechoso. Pero la verdad es que (como también ocurría en el original danés) creo que cuando le haces muchas veces esa jugarreta al espectador (y la hacen muchas veces) la cosa pierde efectividad y empieza a cansar, entre otras cosas porque acabas pensando “…este tampoco va a ser”.

     La serie consta de 26 capítulos de unos 40 minutos, que fue emitida en 2011 y 2012 dividida en dos temporadas de 13 episodio cada una, y el colmo de esa técnica de cliffhanger llega al final del último episodio de la primera temporada, cuando ya han detenido al asesisno y justo en los minutos finales te enseñan algo que viene a decir “espera, espera, que a lo mejor  no es este tampoco…” Y a esperar un año.

      Debo confesar que empecé a ver la segunda temporada con cierta desconfianza, pues me temía sólo una prolongación artificial de la historia. Pero no, debo reconocerlo. En la segunda temporada se centran, ya no cambian de sospechoso en cada capítulo, la investigación se estanca un poco y empiezan a desarrollarse las historias y las personalidades de los dos detectives, Linden y Holder, cosas que para mi gusto enriquecen la serie.
    De hecho creo que incluso mejoran al original, especialmente con el sorprendente giro final que le dan en los últimos minutos del episodio 26.

      Decía que el original era bueno, pero que creo que incluso el remake lo mejora, porque corrige sus “fallitos”. Aparte del ya mencionado, una de las cosas que se le podía objetar a Forbrydelsen es la prolongación excesiva de la trama a lo largo de 20 episodios: eran demasiados para esta historia. Y The Killing parecía que iba a pecar de lo mismo, o incluso más, ya que iban a ser 26 episodios, sobre todo porque durante los primeros episodios de ambas series, la copia es casi milimétrica. Casi podrías ver un episodio de la otra serie en el lugar correspondiente (según el orden) de la primera, pues las situaciones y los personajes son perfectamente intercambiables y las historias avanzaban prácticamente al mismo ritmo en ambas. Hasta ese punto llegaba la fidelidad del remake al original.

     Sin embargo, esto, que era cierto en los primeres episodios, poco a poco va dejando de serlo. Empiezan a diferir detalles de la trama, situaciones,… empiezan a aparecer personajes en el remake que no estaban en el original, y se mantienen personajes que en el original dejaban de aparecer. Y ya en la segunda temporada ambas tramas se apartan mucho más… y para mejorar en el caso de la versión americana, en mi opinión. Hasta el punto de que incluso el asesino no es el mismo, aunque hay ciertos detallitos (como el del abuelo –tranquilos, no es realmente un spoiler-) que supongo que mantienen como guiño al original.

    Finalmente, con el pretexto de la investigación del asesinato de Rosie, resulta que son casi más interesante los claroscuros de los personajes que la rodeaban que encontrar al responsable, porque resulta que como dicen Holder y Linden en el último diálogo de la serie:
-  Tranquila, Linden. Hemos pillado a los malos.
-  ¿Ah sí? ¿Y quienes son los malos?
 

7 comentarios :

  1. Yo no he visto la original, pero desde luego este remake americano me ha encantado desde el primer capitulo.
    Creo que la historia es interesante en todo momento y esta bien resuelta, cosa importante y que no siempre ocurre. Pero sobre todo me parece acertada en su desarrollo, mantienendo siempre el interes y no estancandose como suele ocurri en casi todas las series actuales.
    Y los actores me han gustado mucho, asi como la banda sonora y su estupenda ambientacion.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón Rafa. A mi no me gustó la idea de alargarla para dividirla en dos temporadas, y creo que sería todavía mejor si no lo hubieran hecho, pero la verdad es que la segunda temporada ha hecho que me olvide de los "pecadillos" de la primera. Si el original ya era bueno, el remake es notable.

    ResponderEliminar
  3. Ole por la serie, genial!! me encantó.

    AVISO: SPOILERS.


    Seldon, decir que el diálogo que incluyes al final, me pareció buenísimo en la serie, resume en dos frases toda la complejidad de los personajes y de la historia, buenísimo.
    El flshback que hacen en el último episodio me gustó mucho porque quizás nos acerca un poco más a la víctima (ya que prácticamente no sale en toda la serie) y resalta el dramatismo del caso (no te digo más que hasta lloré con la cinta de vídeo grabada jaja).
    La escena en la que la tía confiesa con los padres delante tiene una fuerza increíble apoyada con esa excelente banda sonora...brutal!!! creo de verdad que el último capítulo te deja un sabor de boca de los ricos, ricos!!
    Mantengo mi 9!

    ResponderEliminar
  4. Hola.
    A mi me gustaron las dos, pero sin duda, la original me pareció mejor. Quizás es por lo que apuntas: la vi primero que el remake, o quizás es por que es danesa (siento mucha admiración por todo lo "nórdico") o simplemente por ser "la original", no lo sé... El caso es que pese a que la pareja de detectives del remake me atrajo muchísimo, así como la ambientación general, las variaciones en la trama del remake con respecto a la del original no me convencieron...

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, ¡gracias por tu comentario!
      Desde luego la original tiene un mérito que nadie puede quitar: es eso, la originial, la otra es una copia.
      ¿Has leído mi comentario sobre Forbrydelsen? A mi también me gustó mucho.

      Eliminar

Ya que has llegado hasta aquí, no te cortes y deja tu opinión: será bienvenida.